es ES eu EU ca CA en EN
 Una historia sin final y un libro que habla

Una historia sin final y un libro que habla

Uno de los libros más antiguos de la humanidad existe desde mucho antes de que nadie supiera escribirlo. Es un libro que no se lee, un texto que habla. Y es infinito. 

Bob Dylan decía que dentro de ese libro había encontrado lo más parecido a la verdad.

Gustav Jung descubrió en el texto una puerta de acceso al inconsciente. Probablemente el artista y el psiquiatra encontraron la misma cosa.

John Lennon llevaba el libro consigo y lo llegó a utilizar para componer.

Herman Hesse le reveló el argumento de una novela.

Confucio, que no ha pasado a la historia por tener fama de ser un tipo impaciente y caprichoso, solo le pedía una cosa a la vida, cincuenta añitos más de existencia para poder seguir leyendo ese libro... el I Ching.

El I Ching, o Libro de los Cambios, fue escrito en China hace más de tres mil años pero sus orígenes se remontan a tiempos en los que el saber no se escribía, se contaba, y los sabios eran conocidos como chamanes. Este conocimiento milenario fue recogido en el libro y más tarde interpretado por las corrientes espirituales y filosóficas orientales. Ha llegado hasta nosotros como un método de análisis de situaciones vitales, como herramienta para ayudarnos a entender y entendernos. Y poder decidir en consecuencia. 

El Libro de los Cambios se consulta para tratar de esclarecer lo que se debe hacer en determinado momento de la vida, cuando necesitamos contemplar todas las alternativas y descubrir otras nuevas antes de actuar. Cuando buscamos la dirección natural o de menor resistencia al cambio. El libro pretende encender la chispa de la reflexión interior. Nos hace pensar en quiénes somos, en cómo nos sentimos y en cómo podemos fluir y vibrar.  Nos ayuda a ver más allá de la apariencia y encontrar nuestras contradicciones. A comprender lo que pasa.

Unas veces es un mapa para el camino.

Otras veces es el propio camino.

Uno que nos lleva a nuestras más profundas verdades. 

El I Ching NO ES UM MÉTODO PARA ADIVINAR EL FUTURO porque tu destino no está escrito. Lo escribes tú capítulo a capítulo con cada decisión que tomas o que no tomas. En tu película eres a la vez guionista y personaje principal. Cuanto más conozcas a ese personaje más auténtica será tu historia.

Si necesitas poner orden en tu cabecita loca, si buscas la salida de algún laberinto o si simplemente sientes curiosidad, en TÀLEM podemos ayudarte a escuchar lo que el I Ching tiene que decirte.  

Correu electrònic
logo TÀLEM
Carrer Major, 4
43003 Tarragona (Spain)

Escuela de Vida

Síguenos en: