EL ÁRBOL TÀLEM

¡Si los hombres fuéramos árboles, nos sería fácil comprender la gran importancia de las raíces!

No hay ninguna semilla de árbol (nosotros) que antes de crecer hacia arriba no empiece creciendo hacia abajo... Para poder  bañarse con la luz del sol, el árbol debe aprender a moverse bajo tierra (nuestro subconsciente, nuestras memorias, los patrones familiares, lo que arrastramos del pasado tanto personal como colectivo), en la oscuridad (esta parte del “crecimiento” puede ser más dura de lo que pensábamos), para encontrar el alimento que le hará fuerte y que le permitirá crecer saludablemente.

Si las raíces son débiles o si están enfermas (nuestro pasado nos mantiene prisioneros), el árbol nunca dará buenos frutos (las manifestaciones exteriores de nuestra Vida: relaciones personales, salud, economía…).Y, ¿adivináis por donde deberíamos empezar a trabajar de manera efectiva si queremos sanar nuestro árbol? ¡Exacto, hay que empezar de manera ineludible y prioritaria fortaleciendo las raíces, antes que cualquier otra cosa!

Y esta imagen que es tan gráfica para las personas es también igual de válida para TÀLEM.

TÀLEM como escuela es también un Ser vivo, que respira al compàs de nuestro Aliento y se nutre de nuestra Presencia. Y como árbol tiene también sus partes bien definidas:
Las raíces: EL AMOR INCONDICIONAL

En TÀLEM consagramos la Vida a aprender a Querer Bien... Cada una de las personas del Equipo tenemos, ante todo, un compromiso con nosotros mismos: el de trabajar en nuestras propias raíces para irnos desprendiendo de todo lo que nos impide avanzar.

Y a medida que nos desprendemos de lo que nos sobra, vamos recuperando lo que nos falta... Y ¿qué es eso que tanta falta nos hace? ¿De qué estamos tan faltos nosotros, y la humanidad entera? ¡De Amor!

Cuando somos capaces de despojarnos de nuestras memorias y de todos los bloqueos que nos disfrazaban, aparecemos entre las sombras ofreciendo lo que somos, expresando nuestra Esencia... regalando nuestro Amor.


                                                El Amor es todo lo que nos queda, cuando no queda nada más...

Venimos del Amor y Somos Amor... Y solamente desde aquí, desde el Amor que nutre nuestras raíces como Escuela, en TÀLEM os ofrecemos el mejor servicio del que somos capaces.
DESPERTAR

DESPERTAR es la cepa del árbol. En este taller, se estructuran los fundamentos básicos de cualquier proceso de Crecimiento Personal ordenado, coherente y comprometido.

Aconsejamos profundamente que cualquier persona que pase por la Escuela encuentre el fin de semana adecuado para acompañarnos en un DESPERTAR. Es un taller suave, dulce, tierno, bonito, muy amoroso y altamente efectivo. Creemos que los contenidos que se explican y las experiencias que se viven son indispensables para cohesionar todo el proceso de Crecimiento Personal posterior.

Haber hecho DESPERTAR es requisito indispensable para hacer cualquier otro de los talleres troncales de TÀLEM.
AIRE

Tras la euforia inicial que produce en nosotros el taller DESPERTAR (no todo el mundo siente euforia, a veces, sentimos incomodidad o inquietudes inespecíficos), es necesario que tomemos un compromiso firme con el propio camino de Crecimiento Personal..., o sea, tenemos que ir pensando en la mejor manera de vaciar la propia mochila.

Cada poco de contenido de mochila que conseguimos vaciar es una pequeña muerte. Y, como todas las muertes, conlleva un proceso de duelo. Esto se llama MUERTE DEL EGO.

AIRE
trata el tema de la MUERTE DEL EGO y el de la MUERTE FÍSICA: ¿qué pasa poco antes de morir? ¿Cómo se hace el tránsito, el desprendimiento de los cuerpos, el proceso del Alma en los mundos superiores hasta la próxima reencarnación...?

En AIRE, el tema de la muerte pivota en torno a una técnica respiratoria sumamente respetuosa, nada intrusiva, absolutamente natural y altamente efectiva que nos ocupa todo el sábado completo: la Respiración Holotrópica. La Respiración Holotrópica es una de las técnicas más potentes, al tiempo que respetuosas, que hay en el mundo actualmente. Nos permite ir vaciando la mochila de manera honesta, eficaz y periódica. Un regalo.

Haber hecho DESPERTAR es requisito indispensable para hacer AIRE.
ORIGEN

Es un taller fundamental, porque trata de nuestros fundamentos, de nuestras raíces, de nuestros orígenes...

En ORIGEN, recordaremos de dónde venimos y dónde estamos, para poder tener claro dónde vamos. Trataremos nuestros Orígenes Biológicos dedicando una especial atención a nuestro sistema familiar, y también a nuestros Orígenes esotéricos para comprender de dónde proviene esa añoranza tan sentida de algo que nos supera.

En ORIGEN, el tema familiar pivota en torno a una constelación familiar en relación con la familia de origen de cada alumno.

Haber hecho DESPERTAR es requisito indispensable para hacer ORIGEN.
El Tronco: TALLERES TRONCALES

En TÀLEM todo el mundo es bienvenido, sea cuando sea, venga como venga, y elija lo que elija... pero nuestra filosofía de escuela organiza todo lo que se hace ordenadamente, de forma que, según vuestras necesidades, podamos ofreceros de forma personalizada-, el itinerario más efectivo para cada uno de vosotros.

El tronco de TÀLEM és la base del árbol, es la parte más importante despues de las raices, y de su salud depende la salud de todo el conjunto. Por eso, aquí situamos la piedra angular de la escuela: sus Talleres Troncales.

Antes de inscribiros en cualquiera de nuestros Talleres Troncales, TT, es importante que sepáis que:

Los TT se organizan según un programa pedagógico y didáctico competente, riguroso y comprometido, que recoge todos los contenidos, las actividades y las experiencias necesarias, para que el alumno pueda crecer eficazmente.

Los TT trabajamos a tres niveles: a nivel consciente, a nivel inconsciente y a nivel supraconsciente. Una parte de los talleres se dirigen a la conciencia, porque hay contenidos importantes que conocer; otra parte se dirige a nuestro yo inconsciente, porque es allí donde acabaremos efectuando los cambios decisivos que afectarán nuestra vida; y la última parte contacta con la supraconsciencia, porqué nos es imprescindible contactar con nuestra propia Divinidad.

Los TT son básicamente vivenciales. Es verdad que contamos muchas cosas, pero no obligamos a nadie a creer nada, sino que invitamos a los alumnos a experimentar en sí mismos si sienten como propia la información recibida o no, a través de actividades paralelas pensadas exclusivamente para este fin.

En los TT, nunca se obliga a nadie a hacer nada. Y tampoco hay que temer quedar en evidencia ante nadie. TÀLEM es extremadamente respetuoso con la voluntad de todos.

Normalmente, la estructura de los TT es de fin de semana, desde el viernes a mediodía hasta el domingo a media tarde.

Los TT son diferentes, pero sólo podréis comprobarlo si venís... Nosotros os esperamos con los brazos abiertos.
TERRA

A veces, en Crecimiento Personal, confundimos lo que hacemos con lo que queremos conseguir. Las técnicas y las disciplinas que seguimos, a veces nos hacen pasar por situaciones molestas que son necesarias-para liberarse de los bloqueos no siempre es agradable-, pero que no son eternas! De hecho, accedemos a transitar por este camino para acercarnos al estado de Bienestar, Paz y Amor que nos es propio por herencia.

Es por eso que ofrecemos TERRA. Este es un taller especialmente concebido para Reenamorarse de la Vida, para disfrutar del Amor del Padre Cielo y de la Madre Tierra..., y de toda la Belleza y de todo el abanico de emociones agradables que nos procuran. Cuando despierta, la Vida se nos acerca con el traje de los domingos, todo tiene otro color y otra luz, y las más pequeñas cosas se convierten en grandes eventos.

TERRA rehúye los intereses comerciales y / o turísticos. Y todo el mundo que colabora lo hace desde una actitud profesional, pero respetuosa y sostenible, que prioriza el Amor a la Tierra y la esencia de las personas por encima de cualquier otra cosa.

En TÀLEM, habrá cada verano y también en otros períodos de vacaciones del año la posibilidad de elegir entre diversos destinos, para que haya un TERRA adecuado para cada Despierto.

Para hacer TERRA es requisito indispensable haber hecho DESPERTAR.
Las Ramas: LOS DEPARTAMENTOS

A principios del siglo XXI, somos ya muchas las personas que empezamos a sentir, a veces muy intensamente, este tipo de llamada interna que nos pide acercarnos a cualquier cosa que tenga que ver con Crecimiento Personal o Espiritualidad... Esto tiene un nombre, es la Llama del Alma y, aunque el ritmo es diferente para cada persona, una vez instalada, esta Llama no desaparecerá jamás.

Por norma general, para satisfacer este impulso, finalmente decidimos apuntarnos a clases de yoga, a recibir sesiones de Reiki, a hacer cursos, ir a escuchar conferencias, a pasearnos por ferias y congresos, a leer libros... En TÀLEM, sabemos que todas estas actividades y muchas más, profundamente sanadoras, son el formato exterior de un proceso que, en realidad, está desarrollándose dentro de nosotros: el Despertar de la Conciencia.

A veces, estas actividades son dinámicas previas que preparan el camino, y otras veces ocupan un espacio importante de nuestro tiempo después de haber "despertado", porqué es entonces cuando nos damos cuenta de verdad de la importancia fundamental que tiene para la Hombre Consciente el hecho de cuidarse integralmente: Cuerpo, Mente y Espíritu.

Por eso, en TÀLEM hemos diseñado con mucha atención las ramas de nuestro árbol y hemos situado los distintos Departamentos. En cada uno de los Departamentos de la Escuela, encontraréis un amplio abanico de técnicas, métodos, disciplinas o formaciones complementarias, para que podáis elegir las que más se adapte a vuestras necesidades.
Las Hojas: LAS PERSONAS

Las personas no somos imprescindibles, pero somos insustituibles. Nunca más nadie aportará al mundo lo que nosotros podemos aportar. El mundo, sin uno solo de nosotros, es un mundo diferente. Cada uno de nosotros marca la diferencia.

En TÀLEM atendemos esta diversidad.

Tanto si entráis en la Escuela por medio de un quiromasaje o de una consulta con el psicólogo, como si venís a hacer Danza Creativa o si nos acompañáis en un Taller Troncal como DESPERTAR, TÀLEM os ofrecerá el acompañamiento y el asesoramiento necesarios para que podáis crecer como el árbol, firmemente arraigado en la tierra, erguido y mirando hacia el Cielo.
Los Frutos: LO QUE NOS PASA EN LA VIDA

Con unas buenas raíces -gruesas y saneadas- y un buen tronco -firme y erguido-, nuestro árbol disfrutará de hojas magníficas que se desplegarán al Sol para que las llene de Vida. Y luego, a esperar... Los frutos no tardarán en llegar... Y aunque habrá que esperar la estación propicia para que la fruta madure de forma adecuada en el espacio y el tiempo convenientes... la cosecha compensará, y cualquier esfuerzo pasado nos habrá valido la pena.
La Copa: LA FAMILIA TÀLEM

Tú y Tú y Tú y Tú y tantas otras "hojitas" como Nosotros, juntas y cohesionadas, apuntando a ese Sueño común que ya estamos haciendo realidad: otro Mundo ya es posible... Con humildad, honestidad, rigor, seriedad y, sobre todo, con compromiso interior.

Los miembros de la Familia TÀLEM decidimos también, conscientemente, pasárnoslo bien, disfrutar del momento, amar y dejarnos amar... VIVIR LA VIDA PLENAMENTE. Por ello, la Escuela ofrece un programa especialmente diseñado para que todo aquel que lo desee pueda acompañarnos en todas las fiestas, excursiones, ritos y celebraciones que preparamos a lo largo del año.

Si quieres encontrarte con nosotros y con mucha otra gente como tú, ven a tomarte un te en TÀLEM Teteria –si eres de Tarragona o alrededores- o en la Tetería 5 Sentidos, en Vecindario (Gran Canaria) –si eres de Canarias.

TÀLEM Teteria te ofrece el espacio idóneo para que puedas disfrutar de un tiempo para ti con los amigos, para beneficiarte de los servicios de los distintos departamentos de la Escuela (consultas, formaciones, técnicas…), o bien para dejarte querer por la música o las charlas que tienen lugar en nuestra sala de conferencias.

... Porque la Vida es para ser vivida y no para ser sufrida, queremos disfrutar y compartir nuestra Vida contigo.
Si quieres, tú también eres TÀLEM... ¿Te Vienes?